El año 2009, el mundo recordó el bicentenario del nacimiento de Charles Robert Darwin (1809 – 1882) y los 150 años de su obra: “Sobre el origen de las especies mediante  selección natural, o la preservación de  razas favorecidas en la lucha por la vida” (1859). Esta publicación se produce en un periodo particularmente fértil para el conocimiento naturalista contemporáneo. Tres años antes (1856) se hallaron restos de homínidos fósiles en el Valle de Neander cerca de Düsseldorf en Alemania y seis años después (1865) Gregor Mendel (1822 – 1884) publica su obra “Investigaciones en algunos híbridos en las plantas”, en la que postula la existencia de  factores determinantes de la herencia biológica. La teoría de la evolución por selección natural propuesta por Darwin, se convirtió en un baluarte del racionalismo lógico y marcó un primer hito científico sólido  frente a la supremacía creacionista vigente.

En el siglo XX, la secuela Darwin-Mendel fue continuada por Thomas Hunt Morgan quien publicó su trabajo en “Los mecanismos de la herencia Mendeliana” (1915); ampliando la obra de Mendel con una teoría cromosómica de la herencia en la que explica la recombinación genética. Recibió el Premio Nobel en Medicina y Fisiología en 1933. Posteriormente James Watson y Francis Crick publicaron en la prestigiosa revista Nature (1953), sus investigaciones sobre “La estructura del ácido desoxiribo nucleico” (ADN), presentando la evidencia física que brindaba soporte a las teorías de Darwin, Mendel y Morgan.  Fueron galardonados con el Nobel en 1962, un año después que Konrad Lorenz publicara “La Evolución y modificación de la Conducta.” (1961), obra basada en todas las teorías anteriores y  proyectada a los patrones de comportamiento social o Sociobiología. Lorenz también compartió el Nobel de 1973 con Nikolaas Tinbergen y Karl von Frisch. Para hacer corta la historia, el año 2010 el premio Nobel le fue otorgado a Robert Edwards, por su valioso trabajo de más de 40 años en el desarrollo de la tecnología de Reproducción Humana Asistida.

No considero necesario mayores argumentos, estamos en lo cierto, la teoría de la evolución por selección natural y todos los aportes científicos sucesivos, nos  mostraron un panorama muy claro de la naturaleza, en sus diversas formas de manifestación. Lo que se ha podido hacer en reproducción humana es gracias al entendimiento naturalista generado por Darwin.

Con base en esta convicción, y dentro de una visión mucho más amplia, considero que las creencias en general y particularmente las que pretenden ilustrar conceptos como fertilidad y reproducción, no pueden ser ignoradas ni eliminadas de nuestra carga intelectual; ni voluntariamente ni por olvido. La fertilidad y la reproducción no son únicamente eventos biológicos, todas las culturas y civilizaciones, simplemente han perturbado el proceso fisiológico y han normado los patrones de comportamiento de sus miembros, valiéndose de creencias, rituales y costumbres. No hay forma de negar su existencia, sus ritos continúan vigentes y menos aún pretender desconocer el gran prestigio y la influencia que tuvieron en sus periodos de apogeo. Tengamos presente que la ciencia y la tecnología suelen mantenerse muy distantes de la mayoría de personas, mientras las creencias y las costumbres son parte de su vida diaria.

Fantasiosas, vanidosas e incoherentes, pero nadie debería dejar de conocer y admirar la belleza de su concepción y de su simbología; ni todo el esfuerzo humano que fue necesario  para imponerlas, y más aún, para intentar  erradicarlas.

Una respuesta to “”

  1. xiomara Says:

    El hombre como ser pensante, no ha sido jamas conforme de una u otra forma con lo que le brinda la naturaleza, por lo tanto ha tratado de explicarse el porque de las cosas que estan a su alrededor, esto lo ha llevado a dar respuestas a esas “cosas”, no existe reto que no intente vencer, cruzo mares a pesar de las advertencias de monstruos, sirenas… fue al espacio bajo a las profundidades, da vida a nuevos seres pero ojo todo tiene limites, la ciencia es muy amplia, profunda o como ud la quiera denominar, y el dinero que va agarridito de la mano muchas veces hace injusto el conocimiento cuando este no va a los pobres que son quienes lo necesitan


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: