¿Para qué humanos son los derechos humanos?


Esta semana, la Comisión Especial Revisora del Código Penal del Perú, integrada por Congresistas, miembros del Poder Ejecutivo, del Poder Judicial, del Ministerio Público, de la Defensoría del Pueblo y de la Junta de Decanos de los Colegios de Abogados; decidió modificar los artículos 114 al 120 del código penal, acordando despenalizar los abortos en los casos de embarazos resultantes de un acto de violación sexual o cuando el feto este afectado por graves malformaciones congénitas. En los primeros meses del próximo año, estas modificaciones serán entregadas a la Presidencia del Congreso, para que se decida si pasan al pleno para su discusión o a la Comisión de Justicia para su revisión.

 Obviamente las reacciones a favor y en contra de las modificaciones penales fueron inmediatas.

 Por un lado, se recordaron estadísticas sobre violaciones, embarazos no deseados y abortos clandestinos. Además del publico y desafortunado  caso de Karen LLantoy, quien a los 17 años se vio obligada  a continuar con el embarazo de una niña anencefálica, a pesar que su médico había recomendado  que lo correcto era realizar un legrado. La niña nació, fue amamantada y murió a los cuatro días.  El Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas y las asociaciones por los derechos de las mujeres consideran que se trata de un caso evidente de violación de los derechos de  Karen Llantoy.

 En el otro frente, hay muchos personas que  evocan el artículo 2 de la Constitución Política del Perú que se refiere a los derechos humanos y que textualmente declara”…El concebido es sujeto de derecho en todo cuanto le favorece…”. Otro grupo piensa que la vida está por encima de cualquier criterio racional y su posición parte de que no es posible aceptar ninguna polémica  que incluya la posibilidad de su interrupción.

 La prensa nacional ha realizado una gran cobertura de los detalles.

Personalmente considero que el documento va a terminar olvidado en un archivo, real o virtual, hasta que algún estudioso lo encuentre y se vuelva a abordar el asunto, desde el principio. Pero el problema no está en el documento, la cuestión es que una vez más ponemos en evidencia nuestra ignorancia y falta de consenso sobre los verdaderos alcances del principio de los derechos humanos, en este caso los reproductivos. El tema si es racional, pero sin prejuicios; no es sólo cuestión de discutir para ganar protagonismo o para intentar imponer creencias  utilizando frases de trascendencia absoluta.

La vida es relativa al ser vivo, a sus posibilidades y limitaciones, a su tiempo y a su espacio; y hay muchos seres humanos vivos que están esperando que se establezcan posiciones claras y definidas sobre sus derechos reproductivos, entre otros derechos que hasta ahora sólo han sido materia de Comisiones, informes y archivos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: