La lujuria de Chaupiñamka, diosa-waka de la fertilidad.


Los cronistas y estudiosos de la mitología peruana preincaica refieren el mito de  Chaupiñamka, la mayor de las hermanas de Pariaqaqa principal divinidad de la región Huarochirí. Cuentan que la diosa adoptaba la figura de una mujer, andaba por los campos y buscaba mantener relaciones sexuales con todos los hombres-waka  de la región sin tener en cuenta a ninguno de los hombres de los pueblos de la zona. En este desenfreno se encontró con  un hombre-waka llamado Runacoto, que residía sobre el cerro Mama y era muy requerido por los hombres comunes que tenían el pene muy corto, buscándolo para pedirle que se los hiciera crecer. Chaupiñamka tuvo relaciones con Runacoto y quedo totalmente satisfecha con su miembro viril grande. A partir de ese encuentro, ella lo prefirió entre todos los hombres-waka y vivió con él para siempre.

A diferencia del anhelo sexual de los wakas varones que compulsivamente perseguían y conseguían a determinadas mujeres mediante diversas artimañas, falacias y maniobras; el mito define el deseo sexual femenino dentro de un concepto muy amplio y nada discriminatorio. La diosa-waka copulaba con todos y finalmente se quedo con quién le dio más satisfacción.

Durante un largo período, la apariencia de  Chaupiñamka fue como la de todas las mujeres, pero un  día se transformó abandonando su aspecto humano convirtiéndose en una roca con cinco brazos. Después de la llegada de los españoles, la diosa-waka se escondió y desapareció bajo tierra en un lugar llamado Mama (Ricardo Palma – Lima).  Aun no teniéndola presente y sabiendo que no volverían a verla, las comunidades continuaron venerándola, celebrando una gran fiesta en su honor  en la víspera del Corpus.

A esta  deidad se le festejaba en el mes de Junio, en la época  en la que la tierra se encuentra en su estado de mayor fertilidad. A Chaupiñamka la celebraban con un baile conocido como “ayllihua”. Algunos autores consideran que el nombre ayllihua  podría estar relacionado con el término “ayrihua” que corresponde a la fecha en la que se cosechaban y almacenaban los productos agrícolas  durante el mes de abril.

Durante esta fiesta Chaupiñamka se alegraba mucho porque para bailar “ayllihua” los hombres acostumbraban  quitarse los vestidos y solo se cubrían los genitales con un paño corto de algodón. Danzaban y cantaban diciendo “Chaupiñamka se regocija mucho viendo la parte vergonzosa de cada uno de nosotros”. Muchos varones bailaban desnudos toda la noche, después se dirigían hacia la pampa exclamando alegres: “¡Es la fiesta de nuestra madre!”. Durante cinco días seguidos festejaban a Chaupiñamka, en esos días la fertilidad de la zona se manifestaba en la riqueza de la cosecha.

El mito de Chaupiñamka es  alusivo a la intensa lujuria de la mujer que se prodiga sexualmente hasta encontrar la máxima satisfacción  de su apetito asociado a un elemento masculino dotado de generosas dimensiones fálicas. Pero la leyenda se consolida en la sexualidad de Chaupiñamka y no en la de Runacoto.

Representa la condición femenina en plenitud que se derrama festivamente, es el paradigma de una sexualidad libre y gozosa; es la tierra en su madurez abierta a la fiesta de la dualidad indispensable para expresar su fertilidad. Su doble percepción simboliza el carácter transformador de la sexualidad en la mujer y  es también correspondiente con su condición de gran madre.

Chaupiñamka era la diosa-waka de la fertilidad y la protectora de las cosechas en la región de Huarochirí,  a 40 Km. al nor-este de Lima, ciudad capital del Perú.

Fuente

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: