Freyja y/o Frigg, percepción dual del culto a la fertilidad en los pueblos vikingos.


Freyja o Freya era la diosa nórdica (celtas y escandinavos) del amor, de la belleza, de la sexualidad, de la magia y de las profecías, una de las diosas mayores en la mitología nórdica y germánica; la gente la invocaba para obtener felicidad en el amor y asistencia en los partos. El nombre Freyja quiere decir “la señora”, pero también fue conocida como Vanadis (la diosa de los Vanir), Vanabrudhr (la prometida de los Vanir), Hörn (la amante de Lino), Gefn (la dadora), Syr (la cerda), Mardöll (la brillante) y Gullveig (la ávida).

Freyja, su hermano Freyr y su padre Njord, formaban parte de los Vanir (antigua familia de dioses nórdicos de la fertilidad) que en un principio lucharon y más tarde se hicieron aliados de los Aesir (principales dioses del panteón de la mitología nórdica). En los mitos escandinavos hay evidencia que demuestra que los Aesir no aprobaban la intimidad de Freyja con su hermano Freyr y menos aun que fuesen hijos de Njord y de su hermana anonima. En el siglo I a.C. Tácito relata la existencia de rituales en los pueblos germánicos que se orientan hacia una divinidad femenina llamada Nerthus, que representa a la madre tierra. Era particularmente venerada por el pueblo celta como madre de los grandes dioses Vanes, Freyr y Freya. Esta diosa, conocida también como la diosa blanca, pudo haber sido la hermana de Njord y la madre de sus hijos.

Frejya era identificada como una diosa multifacética, estaba vinculada a los ritos de la fertilidad y la procreación, pero también a la muerte y al mundo de los espíritus. En el pensamiento pagano la vida y la muerte son dos facetas de la misma realidad y están íntimamente ligadas. Como diosa del amor, se presentaba como sexualmente atractiva y disponible en sus favores, deseada por enanos, gigantes, dioses y humanos; ni el propio Odín estaba libre de su influjo. Como diosa del deseo erótico y el éxtasis, es posible que haya sido vista tanto como poderosa y digna de respeto, como también con mucha desconfianza. Frejya compartía con Odín la autoridad sobre los muertos y cada día decidía quién entraba al Sessrumnir, su recinto en Folkvang “La montaña de la gente”. Fue la señora de la magia, poseía una piel de halcón que se ponía para viajar al bajo mundo, trayendo las ulteriores profecías y el conocimiento del destino; era la diosa de la magia seidhr (viaje chamánico) y podía controlar el fuego mágicamente. Conducía una carroza jalada por gatos y su animal totémico era la cerda.

En la mitología nórdica, las diosas principales son Freyja y Frigg y se ha debatido la posibilidad de que sean realmente la misma diosa. Frigg esposa de Odín, se presenta como esposa y madre; diosa de la fertilidad, el amor, el manejo del hogar, el matrimonio, la maternidad, la fidelidad conyugal y las artes domésticas. Freyja era desconocida en el sur de Alemania y en algunas partes ambas diosas eran consideradas las mismas, mientras que en otras zonas eran consideradas deidades diferentes. Existe el argumento de que hayan sido diosas similares de diferentes panteones que fueron primero combinadas en una sola deidad y luego en un período tardío nuevamente separadas.

Durante la época Vikinga su culto se concentraba en la región en torno a los fiordos noruegos (Geirangerfjord y Nærøyfjord) y en el sur y el este de Suecia. Como parte de su culto, en ocasiones solemnes se acostumbraba beber a la salud de freyja, pero cuando la cristiandad se introdujo en el norte de Europa, este brindis fue trasladado a la virgen María o a la santa Gertudris y Freyja como todas las divinidades paganas, fue considerada como un demonio o una bruja y desterrada a los picos de las montañas noruegas, suecas y alemanas; particularmente a la misteriosa montaña Blocksberg, señalada como su morada especial y el lugar de cita de su sequito de demonios en Walpurgisnacht ( noche de brujas – 30 de abril – en muchas regiones de Europa Norte y Central ). Similar destino tuvieron la golondrina, el cuco (ave estival europea) y el gato; que fueron sagrados para freyja en tiempos paganos y la cristiandad interpreto que tenían cualidades demoníacas.

Es muy probable que se trate de dos visiones de la misma deidad, concordantes en cuanto al principio pero divergentes en cuanto a la forma; ambas fueron diosas muy importantes que compartían el culto a la fertilidad, una desde la perspectiva de la belleza y la sexualidad y la otra, desde un enfoque de esposa y madre.

FUENTE

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: