Ix’chel , la Luna Maya generadora y destructora.


Los mayas se establecieron alrededor del 250 d.C. en los territorios que  hoy comprenden Guatemala y Yucatán en México, su mitología fue la que tuvo mayor influencia  lunar  entre todas las culturas mesoamericanas,  asociando algunos eventos humanos como  la preñez y el tejido con las fases de la Luna.

En la mitología Maya,  Ix’chel, “La blanca” o “Señora del Arco iris” era diosa del amor, de la gestación, de los trabajos textiles, de la Luna y la medicina.

Se le representaba como una anciana partera vaciando un cántaro lleno de agua sobre la tierra o también como a una anciana tejiendo en un telar de cintura. Dos códices  de la cultura Maya, el códice Dresde y el códice Madrid, han evidenciado representaciones muy claras de la diosa lunar y a partir de ellos se ha podido demostrar que había una interpretación de la Luna como diosa del tejido, debido a que está representada por husos, agujas, utensilios para hilar y por la araña, animal que simboliza la acción de tejer. También evidenciaron que una de sus advocaciones era considerada maléfica, y se le representó en los códices, como una mujer vieja, vaciando los odres de la cólera sobre el mundo.

Tuvo varios santuarios, como el de Chichén-Itzá (525 d.C)  uno de los principales asentamientos de los mayas durante el período posclásico en la península de Yucatán,  localizado 110 km al este de Mérida, capital del estado mexicano de Yucatán.

Su templo  en la isla Cuzamil (Cozumel), su isla sagrada, era donde acudían  las mujeres jóvenes  buscando ser fecundadas, fértiles y más atractivas y también para pedir que sus embarazos procrearan los hijos que sus esposos querían. El templo en la Punta sur de Islas Mujeres sobre el acantilado, se ubica en el punto más elevado sobre el nivel del mar en toda la península de Yucatán y forma parte del actual parque natural Garrafón.

Ix’chel fue venerada como la diosa de la Luna, por el carácter femenino de ésta; representaba la fertilidad estrechamente ligada con la tierra, debido a que eran los ciclos de la Luna los que regían los tiempos de siembra y cosecha.

Para los mayas, Ix’chel era la madre generadora presentada con un doble aspecto; por un lado era la madre benéfica y maternal y por otro era la destructora, por ello se muestra algunas veces como una mujer joven, cargando un conejo, asociada a la luna creciente y otras aparece como una diosa vieja, iracunda y destructiva con una serpiente en su cabeza, rodeada de símbolos de destrucción y muerte en el tiempo en que la luna es menguante. El conejo es símbolo de fecundidad y  la serpiente es símbolo de la sabiduría y del conocimiento oculto.

Los mayas decían que llevaba todas las aguas de los cielos en su vientre, “… lleva un jarro lleno de agua y lo vuelca provocando inundaciones y tempestades de lluvia…” y pensaban que en los eclipses, la Luna estaba expuesta y ponía en peligro a sus protegidos,  por tal motivo durante el eclipse la mujer embarazada no debía salir del hogar, debido a que el niño podía nacer con labio leporino o con alguna otra malformación hereditaria.

Según una leyenda local, en el principio cuando los dioses eran mortales, existía una bella princesa llamada Ix’chel, que era pretendida por muchos hombres, entre ellos un joven llamado Itzamná. Un príncipe de otro imperio la conoció y se enamoro de ella. Cuando ambos pelearon, Itzamná iba  venciendo pero fue herido por la espalda  y murió.  Ix’chel al ver morir a su amado  encomendó su alma a Ixtab y se quito la vida.

Itzamná  se convirtió en el Dios Sol, e Ix’chel, en su esposa y la Diosa Luna.

Fuente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: