“Un primer paso en el camino hacia una sexualidad mas humana”


Son las primeras palabras que utiliza el sacerdote Federico Lombardi, vocero del Papa, en el único intento coherente de explicar la posición de Benedicto XVI acerca de que el uso del condón puede ser un acto de responsabilidad en situaciones excepcionales, expresada en el libro-entrevista ” Luz del mundo: El Papa, la Iglesia y el signo de los tiempos” del escritor Peter Seewald. En otro plano, la cúpula cardenalicia vaticana y sus órganos oficiales se esfuerzan por encontrar frases suficientemente contundentes para, sin contradecir a la autoridad máxima, minimizar o desviar el efecto de la libre interpretación de las ideas pontificias, El mismo vocero ha  tenido que cambiar su explicación inicial,  aclarando al día siguiente , que el Papa se refería a la prostitución  homosexual y heterosexual; en un desatinado intento  de vincular el uso del condon con el único fin de ejercer la prostitución . Todos aseguran que no se trata de un cambio en la doctrina de la Iglesia y seguramente es así, pero tampoco es necesario simular posiciones de falsa tolerancia, como la del escritor Vittorio Messori que dice que el Pontífice se refiere a un acto de caridad.

Si analizamos la primera frase de Lombardi, “Un primer paso en el camino…” significa que habrá un segundo paso, un tercer paso y todos los que sean necesarios para avanzar por ese camino y llegar a ese destino. Seria incongruente para todos los creyentes católicos y también para los no católicos que el personaje más importante de la institución religiosa haya dado un primer paso, sin haber meditado profundamente las consecuencias implícitas a caminar por ese camino.

Pero la frase también menciona hacia dónde va el camino, “… hacia una sexualidad más humana”. Esto tiene un solo significado y es que a muchos miembros de la Iglesia incluyendo probablemente al líder católico, les queda muy claro que la sexualidad que propone su doctrina está muy lejos de la que en realidad corresponde a la condición humana.

El dogma católico exige respeto por su doctrina basada en principios sobrenaturales y los creyentes católicos exigen respeto por su condición de seres humanos, basada en principios naturales.

Nadie espera un cambio radical en la doctrina, ni mucho menos; las autoridades católicas van a continuar tergiversando con mucha cautela la postura de su Jefe supremo y los creyentes católicos van a seguir practicando los ritos tradicionales como expresión de su vida espiritual, pero también van a seguir usando preservativos para enriquecer su vida natural, tienen muy claro que no son ellos los que deben preocuparse por cumplir unos votos de castidad que nunca hicieron.

Lo que si va a quedar, es la impresión de que por un momento a un miembro oficial de la Iglesia católica le importó un poco la calidad de vida de los miembros no oficiales.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: